Overblog
Edit page Seguir este blog Administration + Create my blog

En marzo del año 2013, fue elegido Papa el cardenal arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, eligiendo el nombre de Francisco I, por Francisco de Asis. En el primer encuentro con los periodistas. Que habían cubierto la noticia del cónclave y la elección del nuevo Papa Francisco presentó cual era su sueño para la Iglesia: una Iglesia pobre y austera, para los pobres, una Iglesia llena de misericordia, vivificada y convertida desde su interior en una fraternidad donde todos sean iguales, preocupada por los que quedan en “las periferias”.

Desde el comienzo de su ministerio, sus gestos, sus palabras, su forma de acercarse a personas de muy diversas condiciones, han ratificado sus primeras palabras. Ha levantado una ola de simpatía entre los creyentes y también entre muchos no creyentes atraídos por su sencillez y claridad de ideas, que se ciñen al evangelio de Cristo.

El Papa Francisco I quiere introducir en la iglesia lo que él llama “la cultura del encuentro”, pues está convencido de que lo que hoy necesita la Iglesia es tener capacidad para curar heridas y dar calor y cobijo a los corazones. El evangelio nos llama siempre a correr el riesgo del encuentro con el rostro de otras personas, vivir el evangelio que predicó Jesucristo, no quedarnos en espera pasiva en los templos.

Aunque hay voces aisladas que expresan su malestar al entender que se perdía el halo sagrado y misterioso, que siempre ha tenido el Obispo de Roma y sucesor de Pedro.

Compartir esta página

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: