Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

En las Cantigas de Santa María de Alfonso X el Sabio (S.XIII), relatan la historia de un noble gallego llamado Ero de Armendáriz, que una noche tuvo un sueño en el que se le apareció la Virgen María y le dijo que fundara un monasterio, para que tuviese descendencia espiritual. Así Ero decidió transformar uno de sus palacios en monasterio en Meis (Pontevedra), y se convirtió en su abad.

Una vez en el monasterio se preguntó como seria el paraíso y rezó a la Virgen para que se lo enseñase. Un día salió a dar un paseo por el bosque cercano a la pendiente del monte castrove recostado bajo un árbol, cerró los ojos y quedando embelesado por el canto de un pájaro, se quedó dormido. Cuando se despertó se volvió al monasterio, pero al llegar comprobó con asombro que no conocía a ninguno de los monjes y que además había un nuevo abad. Al preguntar sobre lo que había pasado, los monjes le contaron que hacía 300 años que el abad, san Ero, se había adentrado en el bosque y no había regresado jamás.

Existen relatos semejantes en otros monasterios: La leyenda de San Amaro el peregrino, un personaje, que también pensaba como seria el paraíso. En uno de sus viajes llegó hasta una isla desconocida adentrándose en ella y dejando a la tripulación en el barco. Después de caminar hacia una cima, se encontró a las puertas del paraíso. Intentó entrar pero no se lo permitieron, solo le dejaron mirar, por una cerradura de la puerta. Triste se encaminó otra vez hacia su barco, pero se encontró que en lugar de la isla desierta en la que lo había dejado, se levantaba una gran ciudad. En ese momento se celebraba una fiesta, asombrado, preguntó a las personas con las que se encontró, que le dijeron que se estaba celebrando una fiesta en honor de san Amaro, su santo patrón que hacía 300 años había desaparecido en las montañas.

Esta leyenda nos recuerda a la del irlandés san Barandán, que buscando el paraíso llegó a las costas de Finisterre en Galicia.

En el libro del Barzar Breiz irlandés, se encuentra una parte llamada "El canto de Merlín en la cuna", que dice "Ya han pasado 13 meses y trece semanas desde que en el bosque me dormí. Yo había oído cantar un pájaro que cantaba dulcemente...le seguí hasta que me dormí bajo un roble y allí tuve un sueño". Hay una gran similitud con la leyenda de san Ero.

San Ero se perdió en un monte donde había un castro llamado Castrove y cuyas leyendas hablan de túneles subterráneos, pudo entrar e una cueva donde el tiempo no transcurre igual que en la superficie de la tierra. También pudo ser un desprendimiento del alma fuera del cuerpo, ya que el pájaro es el símbolo del vuelo del espíritu a otras dimensiones.

Estas leyendas podrían se tradiciones de la cultura celta cristianizadas. En todas ellas relatan unas puertas o dimensiones, que al traspasarlas se producen alteraciones con respecto al tiempo físico.

leyendas sobrenaturales espacio tiempo

un canto a galicia

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: